La Pulga con Gafas

La Pulga con Gafas

Quiero hablaros de la pulguita Rita, una pulga muy especial: ¡una pulga con gafas! Aquella pulga había tenido una historia muy curiosa. Nació encima del cuerpo de un ratón de biblioteca, llamado Martín, al que le encantaba leer. El ratón Martín leía para Rita sobre las maravillas del mundo: las diferentes costumbres de aquellos gigantes a los que llamaban humanos, las flores, el universo… El ratón Martín también le leía cada noche un bonito cuento de hadas o de piratas. Este era el momento preferido del día para la pulga Rita. Las historias favoritas de Rita eran, como os podéis imaginar, las fábulas de animales, que casi siempre tenían una enseñanza para la vida. El ratón Martín decidió que si a la pulga Rita le gustaban tanto los cuentos, tenía que enseñarle a leer. Cuando empezaron, tuvieron una desagradable sorpresa: ¡la pulga no podía ver las letras de tan grandes que tenían los libros!. Rita estaba muy triste. Quería aprender a leer y ahora le sería totalmente imposible. El ratón Martín pensó y recordó que, no hacía mucho, en una revista de ciencia había leído que, para ver bien las letras y los números, muchos humanos usaban gafas. ¿Por qué no intentarlo con una pulga? Fueron, pues a visitar a su amigo, el búho Ojogrande que era un gran sabio. El búho Ojogrande, después de haber examinado bien a Rita, decidió que si quería leer, tenía que llevar gafas para ver las letras. Con unas pequeñas ramitas y unos pequeños cristales hicieron unas bonitas gafas para Rita. ¡Ahora si que podía ver las letras! No tardó demasiado en aprender a leer y pronto Rita, la pulga con gafas, se convirtió en una pulga lectora habitual. Nuria Graell Coll 14 de abril de 2015

Leer más